REFLEXIONES SOBRE PSICOLOGÍA LABORAL, DESARROLLO ORGANIZACIONAL, RECURSOS HUMANOS Y COACHING.

miércoles, 7 de enero de 2015

Trabajo, verano, vacaciones


Hace algunos días atrás intercambiábamos mensajes con mis amigos del grupo scout al que pertenecí entre los 11 y 18 años aproximadamente en Santiago. Recordábamos las vacaciones de esa época, los viajes en tren al sur, los campamentos y tantas anécdotas compartidas. Particular atención le poníamos a los campamentos de verano, en que el grupo iba al sur de Chile y durante 10 o más días acampábamos y disfrutábamos de los fogones, las excursiones, las actividades en torno al agua y muchas otras cosas más.

Por otro lado aquí en La Serena, ciudad donde resido, se nota la llegada masiva de turistas, muchos argentinos y chilenos que vienen a la zona a pasar sus vacaciones, las calles se llenan de autos, en las mañanas los turistas visitan la plaza, los bancos, los comercios, por la tarde la avenida del mar y la playa están llenas y, según me han contado, por las noches el barrio inglés de Coquimbo, parece que fuera de día por la cantidad de gente que anda buscando restaurantes y pubs donde pasar buenos momentos.

Y hoy he ido al centro, a tomar un buen café trabajado y me he encontrado con un par de personas que precisamente se quejaban de la llegada de turistas, de tener que seguir trabajando, de  las ganas de estar haciendo otra actividad e incluso del aumento de trabajo precisamente por estar en una ciudad turística y aumentar el flujo de visitantes.

Creo que en el imaginario de muchos sigue vigente el modelo escolar de vacaciones, esas que empiezan a mediados de diciembre y se extienden hasta fines de febrero. Esas vacaciones largas y aletargadas. Sin embargo, la mayor parte de quienes trabajan en organizaciones, incluso los profesores ya no tienen ese tipo de vacaciones. El año laboral en Chile no termina en diciembre termina a fines de enero y, mucha gente, incluyéndome, puede recién disfrutar de sus vacaciones en el mes de febrero.

Algunos tienen la oportunidad de salir en enero pero deben cubrir a sus compañeros que toman vacaciones en febrero, aumentando muchas veces la carga de trabajo o la responsabilidad.

Enero es un mes de grandes oportunidades para cerrar positivamente el año, evaluar como se hizo el trabajo el año anterior y planificar el año que se inicia en marzo. Es un buen mes para capacitarse y ganar competencias y destrezas que luego se podrán poner en práctica el resto del año. Es un mes que nos da la oportunidad de terminar el día temprano e irnos a la casa mirando el paisaje, disfrutando los días largos y compartiendo con la familia.

Nunca me había fijado que las vacaciones son un derecho humano. Pues bien, en el sitio http://quo.mx/noticias/2011/07/11/el-origen-de-las-vacaciones afirman que así es, ya que en el artículo 24 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el derecho a las vacaciones fue consagrado: “Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”. Ahí también cuentan que el origen de la palabra vacaciones viene del latín vacatîo o vacatîonis, y se refiere al descanso temporal de una actividad habitual, principalmente del trabajo remunerado o de los estudios.

En el sitio http://www.taringa.net/posts/turismo/2098162/Historia-de-las-vacaciones.html aparece una entretenida historia de las vacaciones, como estas en la antigüedad griega o romana eran una práctica relativamente habitual y luego de caer en desuso por muchos siglos reaparece con el desarrollo principalmente del ferrocarril.

Valoro enormemente la posibilidad de tomar un descanso en esta época del año. Es la oportunidad de compartir unos buenos asados con mis amigos, de compartir con mis hijos más extensamente  y de pololear con mi mujer, además de leer algún buen libro postergado (en este año será la historia de las canciones de Los Beatles). Animo a todos a disfrutar esta temporada y cargar las pilas para el año que se nos viene.

Me queda trabajo todavía, mi curso de psicología laboral de verano los días 16 y 17, luego un curso con una empresa el 19 y 20 y un par de sesiones de coaching programadas entre el 21 y 23, luego a descansar.


Espero que todos mis amigos disfruten las vacaciones como las disfrutaré yo estos últimos días de enero y parte de febrero. Buenas vacaciones.

(la foto de arriba está tomada de uno de los sitios web citados).